Pasar al contenido principal

La Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán, ubicada en el municipio toledano de Cebolla,  es una construcción de carácter religioso que se sitúa en una plataforma elevada sobre la vega del río Tajo, en un entorno natural caracterizado por el uso agrícola del espacio y por la presencia de la denominada Fuente del Santo, que entronca con la leyenda, tradición y religiosidad popular que la unen a la vida, milagros y enterramiento de San Illán, hijo de San Isidro Labrador, en los inicios del siglo XII.

 

Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Documentación histórico-arqueológica

El origen del núcleo poblacional estable se remonta a la plena Edad Media, constando ya una denominación de “las casas de Cebolla” en documentación mozárabe de 1184, asociada al movimiento de repoblación de la zona del valle de Tajo, iniciado a finales del siglo XI tras las tomas de Talavera y Toledo.

Según la leyenda de San Illán, hijo de San Isidro Labrador y de Santa María de la Cabeza, se vino a vivir en su juventud a tierras toledanas para dedicarse a la labranza, en las posesiones de Iván de Vargas; aquí ya estaría en uso la ermita dedicada a Nuestra Señora de la Antigua en la que acabaría sus días como santero, siendo enterrado en su interior y convirtiéndose su sepulcro en centro de peregrinación y culto. A partir de entonces, la ermita fue conocida como de Ntra. Sra. De la Antigua y del Señor San Illán, narrándose sus milagros en los paneles cerámicos conservados en esta misma ermita.

 

Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Sabemos que la ermita conservaba el culto a la Virgen de la Antigua y a San Illán en el siglo XVI, siendo significativo cómo se recordaba en el Nuevo Mundo, tal y como conocemos por el auto de bienes de difuntos de Miguel de Corral Ahumada, residente en las minas de San Martín, quién, en su testamento, dado a 24 de marzo de 1576 en la villa de Llerena, que se abre en la misma villa a 18 de enero de 1577 ante el escribano Andrés Álvarez, menciona que tenía una heredad “en la villa de Cebolea, camino del bienaventurado Santillán”, al mismo tiempo que manda que se digan unas misas “en la ermita de Nuestra Señora de la Antigua, que es en el camino del bienaventurado Santillán Medina, de mi pueblo”.

La ermita actual se edificó en el s. XVII, constando ya en él la veneración de San Illán en los testamentos de Ana Gomes, y de Catalina de Frías, de 1646 y 1682 respectivamente, quienes solicitan misas rezadas póstumas.

En las Descripciones del Cardenal Lorenzana, de 1786, se documenta la ermita extramuros y la fuente de la ermita de San Illán, como fuente del Santo, sobre la que se indica que se reedificó por Fernando Martín, comisario del Santo Oficio, cuya obra finalizó el 4 de Junio de 1632 y que describe así: “Su obra es toda de ladrillo, la iglesia mui espaciosa, con diez altares, con una capilla donde estado colocado una efigie del Santísimo Cristo con el título de la buena muerte, que se trajo del castillo que llaman de Villalba, en esta jurisdicción, en tiempo que le habitaron los templarios, como asimismo la pila bautismal [..]”.

En 1876 se hace una mención a San Illán en una carta manuscrita por Don José María Grande, pasando San Illán a formar parte dentro de su “Diccionario Biográfico de Hijos Ilustres de Madrid”, en el archivo Parroquial de Cebolla.

Ya en el siglo XIX, se especifica en el Diccionario de Pascual Madoz de 1845 a 1850 que la actual edificación se construyó con mayor envergadura y porte que la anterior, de la cual se conserva el altar y se reserva el altar colateral derecho para San Illán, asentado en él un nuevo retablo de talla, dorado.

Finalmente, en algunas noticias del siglo XIX se afirma que se veneraba el sepulcro, y se refleja en una placa cerámica en la propia ermita.


Descripción 

El edificio está configurado por una sola nave con crucero, cubierta con cúpula de media naranja sobre pechinas en el transepto y ábside plano. Exteriormente, el volumen corresponde con esa distribución, con la cubierta a dos aguas en la nave principal y a cuatro aguas con cimborrio realzado en el crucero. Al exterior, la cubierta se remata con cornisa. Su fábrica es de ladrillo cocido y aparejo toledano.

Sobre la cubierta, situada a los pies de la ermita se ubica una espadaña ejecutada en ladrillo, compuesta por un arquillo de medio punto, centrado y coronado por frontón triangular. En su interior, alberga la campana del siglo XVII.

La entrada principal se produce a los pies donde se sitúa el atrio, con tres de arcos de medio punto, más alto el central, enmarcados por el trasdós, sobre los que se sitúan paneles de azulejería cerámica, concretamente dos cartelas sobre los arcos menores con las inscripciones “ERMITA DE NTRA SRA DE LA ANTIGUA Y SAN ILLAN DE CEBOLLA” y “EN ESTA ERMITA SE VENERA LA IMAGEN DE NTRA SRA DE LA ANTIGUA Y REPOSAN LOS RESTOS DE SAN ILLAN”, y una imagen de San Illán orando junto a la yunta de bueyes y la Virgen con el Niño sobre él en un haz de rayos de luz, sobre el mayor. 

Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

El lado sur está ocupado por un cuerpo, prolongación del atrio de la entrada y fachada principal, formado por siete arcos de medio punto.

Al interior, la nave se encuentra enlucida y blanqueada.

La capilla mayor se sitúa en el arco del testero, con decoración escenográfica que enmarca el retablo y, a ambos lados del altar mayor, las puertas a la sacristía y al camarín, están decoradas mediante imitación de telas, cortinajes, borlones y motivos vegetales al seco.

Retablo mayor de la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Retablo mayor de la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Detrás del altar mayor, en la planta baja está la sacristía. Sobre ella se sitúa el Camarín de la Virgen de la Antigua, de planta rectangular, ocupando todo el testero de la nave principal, con ábside plano; este singular espacio sirve para facilitar el acceso al trono e imagen de la Virgen, para su mantenimiento y veneración.

Las paredes se encuentran profusamente decoradas en toda la superficie con pinturas murales al temple que desarrollan una tupida red de florones y hojarascas, en tonos carmines, azules y dorados principalmente, excepto el techo, que ha sido reparado y en el que aparentemente se ha perdido toda la decoración.

Presenta zócalo imitando mármol en los cuatro paramentos que la conforman, y cenefa superior de moldura convexa con motivos de repetición, decorada en su parte inferior por festón colgante. Las zonas centrales de los paños muestran cuadros figurativos con marcos fingido de arco mixtilíneo, rematados arriba con lóbulo central y guirnaldas vegetales y florales. Contienen un programa iconográfico mariano, que incluye el ciclo de la Navidad, con composiciones de estilo italianizante, inspiradas en grabados y estampas del XVII, aunque desarrolladas en la segunda mitad del siglo XVIII, ya en estilo rococó.

 

Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Todos los vanos tienen su propio tratamiento decorativo, a destacar el grandioso pabellón que enmarca por completo la hornacina de la Virgen, con sobrepuerta reciente. La puerta de acceso al camarín muestra al exterior una representación de S. Miguel Arcángel. Al interior, sin embargo, ambas puertas quedan decoradas a base de estampillados con plantillas decorativas a semejanza de los modernos papeles pintados, que en ocasiones no casan, en continuación de los paramentos. La profusa decoración floral y geométrica invade todo el espacio en claro horror vacui, propio del rococó.

 

Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Aunque aparece grabada la fecha de “AÑO 1724” en una hoja de la única ventana, la decoración es posterior. Se atribuye la autoría a Luis Cosón, maestro dorador y tallista que vivió en Cebolla a mediados S. XVIII y que es el artífice de las existentes en la cúpula de la capilla del Cristo de la Caridad, de la iglesia de San Cipriano de este municipio, y de los lienzos del catafalco de la misma iglesia. Características comunes a todas ellas son la ejecución de ojos pronunciados en las figuras humanas y el uso en su paleta de contrastes de color azul y rojo carmín junto al oro viejo, o dorados.

 

Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Como se ha indicado anteriormente, el programa iconográfico se constituye por una serie de escenas que narran la vida de la Virgen María, e infancia de Jesús, donde las pinturas del programa figurativo ocupan el centro y a su alrededor se decoran con elementos arquitectónicos y paisajísticos, con tonos neutros y suaves para destacar la escena principal.

 

Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Camarín de Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

Las escenas contempladas son, del ciclo de la Navidad y situadas a la izquierda, encontramos “La Anunciación a la Virgen María”, “La Adoración de los Pastores” y “La Adoración de los Reyes”, y a la derecha podemos ver, de la infancia de Jesús, “La Presentación en el Templo” y “La Huida a Egipto”.

El conjunto pictórico se completa con escenas marianas como “El anuncio a San Joaquín y a Santa Ana de la concepción de la Virgen”, “La Inmaculada Concepción” y “La Asunción de Ntra. Señora”. Junto a estas escenas aparece también la representación de “San Miguel Arcángel” y “San Francisco de Asís”. 

Se cree que la cubierta de la sala también pudo estar decorada, no obstante, debido a las reformas frente a las humedades, ha desaparecido cualquier huella de su existencia.


Bienes de la ermita de Nuestra Señora de la Antigua y San Illán

Entre los bienes que contiene la ermita, consustanciales a ella, destacamos los siguientes:

•    Altar mayor, retablo de la Virgen y mesa de altar. Retablo de madera, de un solo cuerpo con tres calles, dorado, realizado por Francisco Álvarez Lorenzana que data del siglo XVIII. En la hornacina central, está colocada la talla de la Virgen de la Antigua, enmarcada por dos columnas corintias estriadas. En las calles laterales, rodeando al santo, están representación pictórica de los cuatro evangelistas. Corona el retablo un ático con frontón curvo partido, como el cuerpo, que cobija un lienzo que por su deterioro es imposible identificar.

Exento al retablo, se sitúa una mesa de altar con talla y decoración policromada.

•    Imagen de la Virgen de la Antigua. Se conservaba una talla de madera policromada que representa a la Virgen sedente, con el niño Jesús sobre sus piernas, bendiciendo conforme a los gustos iconográficos del románico. La talla data del siglo XIII y fue rehecha en 1742 por Luis Cosón. Está adornada con corona, el sol, el resplandor y la luna. La tradición dice que proviene del castillo de Villalba. Esta imagen es la patrona de Cebolla y procesiona el tercer domingo de septiembre desde la parroquia a la ermita.

 

Imagen de la Virgen. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Imagen de la Virgen. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

•    Paneles de azulejos o azulejos cerámicos. Conjunto formado por doce paneles de azulejos cerámicos pintados, hechos por ceramistas talaveranos en el siglo XVI, en los que se representan la vida y milagros de San Illán.

Se representan en cuadros diferentes, datados en la parte inferior por una inscripción que da el nombre del vicario que ordenó hacer los azulejos. Es un ejemplo clave de la cerámica artística de Talavera.

Se encuentran en la pared derecha de la nave. La colocación actual de los azulejos probablemente corresponda al siglo XVII. Parece que eran parte del antiguo retablo de San Illán erigido en la ermita del siglo XI-XII de Ntra. Sra. De la Antigua. Tras construir la nueva ermita, se colocaron de nuevo por orden del Visitador General, donde se conservan todavía hoy como panel. 

Por debajo de ellos, rompiendo la composición de cenefas perimetrales a cada panel, se conserva una cartela con la leyenda “ESTOS SON LOS MILAGROS QUE POR TRADICION SE HAN FECHO POR INTERCESION DE LA VIRGEN SANTA MARIA DE LA NUESTRA SEÑORA I DEL BENDITO SAN ILLAN EN ESTA ERMITA LOS QUALES SE ESTAVAN AQUÍ PUESTOS ANTIGUAMENTE I AGORA SE MANDARON PONER POR EL SEÑOR JUAN DE AV… VICARIO I VISITADOR GENERAL DE LA VILLA DE TALAVERA SIENDO….”

 

Paneles de azulejos. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Paneles de azulejos. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

•    La imagen de la talla en madera de San Illán. Situada en el altar colateral derecho, como titular del mismo. Se le representa muy similar a su padre San Isidro. El santo está en pie, mirando al cielo, en actitud orante. Lleva como atributos una aguijada en la mano apoyada al suelo y una pareja de bueyes arando en menor tamaño uncidos por un yugo. Aparece asociada la imagen de Nuestra Sra. de la Antigua. 

 

Imagen de la talla en madera de San Illán. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Imagen de la talla en madera de San Illán. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

•    La campana de la Ermita. Lleva una inscripción que dice: “Ntra. Sra. De la Antigua y San Illán, intercede pro nobis”, fechada en 1630.

•    Reja de forja. Del XVIII en la parte posterior, con decoración en su parte superior con luna y sol, escudo y cruz, fechada en 1724.

 

Reja de forja. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Reja de forja. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

•    Cuadro de San Illán conservado en la Ermita. Manda de un devoto de Sonseca en agradecimiento a San Illán por la curación de la mordedura de un perro en una pierna. La religiosidad popular le asocia virtudes contra la rabia de los perros, la cual es confirmada en las relaciones del Cardenal Lorenzana mencionado como “abogado de la rabia”.

•    Finalmente, destacamos la milagrosa Fuente del Santo. como elemento etnográfico consustancial con la propia ermita, y asociado también a la hagiografía de San Illán, Se trata de una estructura excavada en el terreno. Se compone del caño de la fuente con una forma de monolito tronco piramidal y rodeado de un espacio o graderío con rampa de acceso. Todo el conjunto esta realizado en ladrillo recubierto por mortero y pintado en blanco (a excepción del graderío).

 

Fuente del Santo. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)
Fuente del Santo. Ermita de Nuestra Señora de la Antigua y de San Illán. Cebolla (Toledo)

 

El uso podría estar asociado al carácter curativo y minero medicinal de las aguas.

La ermita era muy conocida por esta fuente, que decían protegía contra la rabia, y cuenta la leyenda que fue el propio santo con la reja de su arado el que la descubrió, uno de los milagros atribuidos a San Illán que se describen en el panel de cerámica.

Sobre ella, el párroco de Cebolla, decía en 1786: “ (…) la fuente …la de San Illán, abogado del mal de rabia, en donde infinitas tierras vienen a valerse de su patrocinio los inficionados de semejante mal….Se llama fuente del Santo porque estando arando dio con la rejada en una piedra y salió agua para que bebiese su amo”.

Debido al culto y devoción a San Illán la fuente pasó a tener dotes milagrosas, descritas en las Descripciones del Cardenal Lorenzana. Se recoge la fuente en los datos del Diccionario de Pascual Madoz (1845-1850): “La (fuente) que hay en la ermita de San Illan, la que dan por mucha devocion y fee a los enfermos, es muy delgada, se llama la Fuente del Santo, porque estando arando dio con la rejada en una piedra y salio agua para que veviese su amo, que se dice consta por escrito en otros milagros”.

Hoy el DOCM publica el inicio del expediente para declararla Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento. 

GALERÍA DE IMÁGENES

Comentarios: 2

Ana el 16-05-2024

Hola venimos para Corpus a Toledo. Si venimos a Cebolla podremis visitar la ermita ?
Gracias por su contesta.

Deja un comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.