Pasar al contenido principal

Monasterio de Sopetrán

El origen del monasterio de Sopetrán, situado en el término municipal de Hita, se pierde en la Alta Edad Media visigoda. Su primera fecha de fundación se remonta al año 611, reinando Gundemaro. A lo largo de su historia tuvo varias refundaciones, siendo la última en 1372, en tiempos del arzobispo de Toledo Gómez Manrique.

Poco después, por intervención de D. Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, el monasterio se unió a la observancia de la Orden Benedictina, comenzando las obras de una nueva iglesia y otras dependencias que proseguiría su hijo el Cardenal D. Pedro González de Mendoza (1428-1495).

De este antiguo monasterio se conserva parte de los muros y de su iglesia, donde aún hoy podemos ver los arranques de los soportes del templo (enormes pilares cilíndricos con una columna adosada) que permiten conocer su organización en tres naves. A ambos lados del presbiterio existían dos espacios ocupados por la capilla de la Virgen de Higuera (lado del Evangelio) y la sacristía (lado de la Epístola). Ésta última tenía planta octogonal y estaba cubierta con bóvedas nervadas.

Junto a los restos anterioes se conserva también una ermita y un claustro. La primera está construida en la misma época que los restos anteriores – últimos años del S. XV -; posee una sola nave, cubierta por una bóveda nervada estrellada con terceletes y combados; la cabecera con testero plano, se ochava en su cuerpo alto mediante trompas aveneradas y se cierra también con una solución estrellada. Los nervios de la capilla cargan sobre ménsulas y el resto en columnas de fuste cilíndrico adosadas al muro.

El claustro se comenzó a construir, sobre otro anterior, a finales del S. XVII, siendo abad Alonso Ortiz y sus obras se prolongaron hasta los años sesenta de ese siglo. Realizado en sillería, consta de dos plantas de arcos sobre pilares a los que se han incorporado una superposición de órdenes toscanos de columnas.
En su planta baja, las columnas se alzan sobre pedestales poseyendo gruesos fustes que provoca que aumente su volumétrica respecto al piso superior.
Alrededor de la planta baja, se construyeron cuatro corredores que se cubrieron con bóvedas y arcos fajones que arrancaban de la imposta del pilar.

Se trata, por tanto, el patio anterior de uno de los más monumentales de la provincia de Guadalajara que tiene el peso y la solidez de una construcción romana, confiriéndole al mismo un aire puramente clasicista y muy herreriano. Es la pieza artística mejor conservada que hoy tiene las ruinas de Sopetrán.

Información
  • Provincia y localidad
    • GUADALAJARA
    • HITA
  • Categoría
    MONUMENTO
  • Fecha DOCM
    30/03/1994
  • Figura de protección
    Bien de Interés Cultural (BIC)
  • Adscripción cultural
    Edad Media
  • Tipo
    BIEN INMUEBLE
  • Periodo
    S. VII - S. XIV
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR
DOCM DECLARACIÓN.pdf
GALERÍA DE IMÁGENES

Monasterio de Sopetrán

Monasterio de Sopetrán