Pasar al contenido principal

Convento de Santa Úrsula de Toledo

El convento de Santa Úrsula tuvo su origen en un beaterio acogido a la regla de San Agustín fundada en 1259. Algo más de un siglo después, en 1365, las beatas se transformaron en monjas agustinas.

El convento se fue configurando con sucesivas donaciones de viviendas adyacentes que explican la disposición del actual convento, cuyas numerosas dependencias se articulan en torno a dos patios.

Existe la noticia de la construcción de la iglesia en 1360. De esta época medieval se conserva el ábside mudéjar, construido en mampostería encintada en vez del consabido modelo toledano realizado de arquerías de ladrillo. En su parte alta se abren tres ventanas que mantienen la tradicional combinación de arco de herradura apuntado, cobijado por otro lobulado. En las paredes exteriores del mismo aparecen los escudos heráldicos de D. Antonio de Ulloa y Dª Inés de Bazán, quienes entre 1603 y 1625 contribuyeron en la financiación de la remodelación de la Capilla Mayor de la iglesia para acoger su enterramiento.

La iglesia es de una sola nave a la que se añadieron dos cuerpos laterales, con la misma fábrica de mampostería encintada. A la derecha del ábside se encuentra una sala llamada «coro viejo» que conserva restos de una techumbre de madera, con un friso alrededor. El testero de la izquierda corresponde a un espacio irregular que ha sido incorporado a la iglesia como nave de la epístola. En el muro que delimita el atrio se conserva la primitiva puerta de entrada —que sirve ahora de acceso directo a la iglesia, al transformar el atrio en nave de la epístola—.

La antigua puerta de entrada a la iglesia fue sustituida por la actual, aunque permanece todavía un lienzo de muro o cuerpo alto de la antigua fachada de ladrillo donde aparece un friso de arcos lobulados entrelazados, con un círculo o nudo sobre las claves, que se prolonga para formar el alfiz.

En las dependencias utilizadas como convento, varias reformas han alterado su primitiva disposición, derivada del agrupamiento de varios núcleos de vivienda. En 1623, Pedro Sánchez, carpintero, y Antonio Mexía, albañil, se encargan de remodelar el Claustro Grande, dos de cuyos lienzos habían de ser derribados y rehechos de nuevo, claustro que fue casi eliminado al incorporar la mayor parte del espacio a la iglesia para hacer el coro de las monjas, obra realizada en 1758 por José Sierra, entonces arquitecto de la catedral.

Información
  • Provincia y localidad
    • TOLEDO
    • TOLEDO (capital)
  • Categoría
    MONUMENTO
  • Fecha DOCM
    06/11/1998
  • Figura de protección
    Bien de Interés Cultural (BIC)
  • Adscripción cultural
    Edad Media - Edad Moderna
  • Tipo
    BIEN INMUEBLE
  • Periodo
    S. XIII - S. XVIII
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR
DOCM DECLARACIÓN.pdf

Convento de Santa Úrsula de Toledo

Convento de Santa Úrsula de Toledo