Pasar al contenido principal

Catedral de Cuenca

La Catedral de Santa Maria la Mayor de Cuenca comenzó su construcción durante el reinado de Alfonso VIII en el año 1.196, una vez que la ciudad fue reconquistada a los musulmanes en 1.177 y se erigió aprovechando una antigua mezquita árabe.

El edificio es de estilo gótico, con influencias francesas traídas por la esposa de Alfonso VIII, Dª. Leonor de Inglaterra o Plantagenet, siendo la primera iglesia, junto con la de Ávila, de este estilo que se construía en Castilla.

La Catedral fue consagrada en un primer momento por San Julián, segundo obispo de Cuenca y posteriormente consagrada de nuevo, bajo la advocación de Santa María en el año 1.208, por el obispo Rodrigo Ximénez de Rada.

Su construcción concluyó en una primera etapa en 1.257, sesenta y un año después de su inicio, aunque continuaron realizándose trabajos en los siglos posteriores. La cronología constructiva se puede resumir como sigue:

Una etapa gótica desarrollada hasta mediados del S. XIII, ejecutada en dos fases: una primera donde se construyó la cabecera del templo con cinco ábsides escalonados y el crucero, y una segunda fase en la cual se realizaron las tres naves del cuerpo principal que quedaron cubiertas con bóvedas de crucería sexpartitas y se realizó su magnífico triforio.

En el siglo XV se reformó la cabecera gótica para abrir una doble girola.

En el siglo XVI, el exterior de la catedral se renovó casi por completo; el arquitecto renacentista Juan de Herrera realizó las trazas de un nuevo claustro por orden del obispo Quiroga y Andrés de Vandelvira, Juan Andrea Rodi y García de Alvarado intervinieron en los trabajo del claustro.

En el siglo XVII se construyó la capilla del Sagrario.

En el siglo XVIII se reformaron la fachada y las torres en estilo barroco, se construyó el nuevo altar mayor con esculturas de Pasquale Bocciardo y volvió a retocarse el claustro por parte de José Martín de Aldehueladurante. Asimismo Ventura Rodríguez levantó el Transparente, situándolo en un deambulatorio gótico.

Ya a principios del siglo XX, debido al derrumbe de 1.902 de la torre del Giraldo, se reconstruyó la fachada siguiendo el estilo gótico original (neogótico). Además se completaron las vidrieras desaparecidas con vitrales abstractos de inspiración alemana, y más recientemente, se restauró el claustro del siglo XVI.

Todo ello da como resultado un templo de grandes dimensiones, con una longitud de 120 mts. y 36 mts. de altura en su área central interna, ocupando una superficie de 10.000 mts2. Es de planta de cruz latina, de tres naves, con una amplia cabecera, con ábside poligonal de siete lados, flanqueado por dos naves a cada lado que sirven de ingreso a la doble girola. En el crucero se levanta una gran bóveda central y una torre al exterior (linterna-cimborrio) de influencia anglonormanda, denominada Torre del Ángel. El templo está cubierto por bóvedas sexpartitas que arrancan de un haz de pequeñas columnas y con de grandes arcos formeros apuntados que apoyan sobre macizos pilares de piedra de distinto grosor. Su triforio es único en España.

A los pies, en el lado de poniente, se levanta la fachada principal sobre unas escalinatas para resolver el desnivel de la plaza, siendo de estilo neogótico. Está dividida en dos cuerpos: en el inferior se abren tres vanos con los típicos arcos ojivales góticos y sus arquivoltas; en el segundo aparece un rosetón central y encima una galería de arcos apuntados con la figura de San Julián. La imagen de dos grandes pináculos truncados flanqueando sus paños denotan que estamos ante una fachada inacabada.

Información
  • Provincia y localidad
    • CUENCA
    • CUENCA (capital)
  • Categoría
    MONUMENTO
  • Figura de protección
    Bien de Interés Cultural (BIC)
  • Adscripción cultural
    Edad Media- Edad Moderna
  • Fecha BOE
    27/8/1902
  • Tipo
    BIEN INMUEBLE
  • Periodo
    S. XIII - S. XX
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR
BOE DECLARACIÓN DOCM DECLARACIÓN ENTORNO

Catedral de Cuenca

Catedral de Cuenca