Pasar al contenido principal

Alhóndiga de Toledo

Las alhóndigas, también llamadas alholies, que en su origen islámico eran al tiempo mesones y lugares de venta, pasan a ser, a partir del S. XVI, locales para el almacenamiento y comercio de trigo, terminando por convertirse en centros oficiales, casi siempre municipales, donde se guardaba y vendía el citado cereal, con el objeto de impedir especulaciones en su precio.
La alhóndiga de Toledo se comenzó a construir en 1.575, según trazas de Antonio Gracián y se ubica bajo el Miradero, en la actual calle de Gerardo Lobo. Reconstruido después, las obras no finalizaron definitivamente hasta 1.636. Ha tenido a lo largo de su historia distintos fines como fueron: almacén militar francés durante la Guerra de la Independencia, matadero municipal en 1.869 y en los años 60 del siglo pasado, estación de autobuses de la ciudad.
Se trata de una construcción de planta rectangular, sencilla pero a la vez funcional, cerrada hacia el exterior. Posee recios pilares, de sección cruciforme, compuestos de pilares de piedra en sus bases, que dividen el interior en naves de alzados enjalbegados.
Al exterior, los muros se levantan sobre zócalo de piedra con aparejo mixto de ladrillo y mampostería. Las dos portadas del edificio, procedentes del convento toledano de los trinitarios descalzos, son de estilo plateresco, adinteladas, una de ellas con tímpano sobre el dintel y ambas con la cruz de la Orden Trinitaria.

Información
  • Provincia y localidad
    • TOLEDO
    • TOLEDO (capital)
  • Categoría
    MONUMENTO
  • Fecha DOCM
    09/10/1998
  • Figura de protección
    Bien de Interés Cultural (BIC)
  • Adscripción cultural
    Edad Media - Edad Moderna
  • Tipo
    BIEN INMUEBLE
  • Periodo
    S.XVI
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR
DOCM DECLARACIÓN.pdf

Alhóndiga de Toledo

Alhóndiga de Toledo