Pasar al contenido principal

Conjunto Histórico de Toledo

La ciudad de Toledo es la capital de la provincia del mismo nombre y de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Su altitud es de 529 mts. s.n.m. y su superficie 232 km2. Cuenta con una población de 84.873 habitantes.

Desde el punto de vista geográfico se encuentra en el centro de la Península Ibérica, rodeada en sus lados este sur y oeste por un meandro del río Tajo, que recorta el zócalo a modo de domo granítico sobre el que se asienta la ciudad. Este hecho, junto a situarse próxima a un vado del río, le han valido su fortuna como una plaza bien defendida y comunicada.

El primer asentamiento que se conoce se halla en el Cerro del Bú, situado frente a la ciudad al otro lado del río, datado en la Edad del Bronce. Después, ya en el interior de la ciudad, se han documentado otros hallazgos pertenecientes al Bronce Final, en pequeños cerros como los del Corralillo de San Miguel, la calle Sillería, la calle Nuncio Viejo...etc.

Entre el final de la Edad del Bronce y la llegada de los romanos, Toledo se convirtió en una de las 18 ciudades más importantes de la Carpetania, habitada por un pueblo íbero (carpetano) asentado en el centro y este de la Península.

En el año 193 a. C. Marco Fulvio Nobilior conquistó la ciudad para Roma, convirtiéndose en una "urbs" estipendaria (sus ciudadanos debían pagar tributos a cambio de obtener derechos civiles y políticos) y se fortificó, alcanzando un gran desarrollo urbanístico (torres, acueducto, circo, villas...etc.). Se la denominó "Toletum" y llegó a ser el asentamiento urbano más importante de la Meseta Sur.

A comienzos de la Edad Media, en el 411 d. C., la ciudad fue conquistada por los bárbaros (alanos) procedentes del norte de Europa. Poco después fue declarada por el rey Leovigildo (573 - 586 d. C.) capital del reino visigodo y sede episcopal, celebrándose en ella una serie de Concilios (asambleas político-religiosas de la monarquía visigoda), entre los que se encuentra el III Concilio de Toledo de 589 d. C., donde el rey Recaredo abandona la profesión arriana y abraza el catolicismo.

En el año 711 d. C. se produce la invasión musulmana de la Península, siendo Toledo tomada por Táriq ibn Ziyad, nombrándola "Tulaytula". En el 1085 Alfonso VI de León y Castilla la reconquista finalmente para los cristianos.

Durante este periodo del medievo, la comunidad visigoda (heredera de la hispano-romana), la judía asentada en su judería (en el lado oeste de la ciudad) y la musulmana (a partir del S. VIII), dotarán a la ciudad de un carácter único e inconfundible, ejemplo durante siglos de convivencia y tolerancia intercultural. Fruto de este ambiente el rey Alfonso X "el Sabio" fundó la "Escuela de Traductores de Toledo", donde se tradujeron los textos greco-latinos, vertidos del árabe o el hebreo, que se difundirían posteriormente por toda Europa. Todo ello ha hecho merecedora a Toledo del título de "Ciudad de las Tres Culturas".

En la Edad Moderna, durante el reinado de los Reyes Católicos, se urbanizó y engrandeció de nuevo la ciudad, proclamándose en su catedral a Juana La Loca y Felipe el Hermoso como herederos de la corona castellana en 1502. Posteriormente, durante el reinado de Carlos V, entre 1519 y 1561, Toledo se convirtió en una de las sedes de la corte del Imperio y en la cuarta ciudad más populosa de la Monarquía de los Austrias con 60.000 habitantes. En ella nacieron o vivieron en esta época personajes de la talla de Garcilaso de la Vega, Doménicos Theotocópuli "El Greco", Juan de Padilla (comunero) o Alonso de Covarrubias. Este hecho le ha valido otro título: "Ciudad Imperial". Con la decisión de trasladar la corte a Madrid, adoptada por Felipe II en el año 1561, Toledo fue perdiendo paulatinamente gran parte del peso social y político adquirido.

Ya en tiempos recientes, desde 1983 es capital de la Región, acogiendo a los principales órganos de gobierno de la Comunidad Autónoma, convertida en una ciudad dinámica y en continuo crecimiento, visitada cada año por más de dos millones de personas y suscitando un interés cultural y turístico que parece no tener techo.

El pasado de la ciudad ha dejado su impronta en los edificios, plazas y calles, convirtiéndose en un conjunto histórico único que ha sido merecedor de la declaración por la UNESCO como "Ciudad Patrimonio de la Humanidad" en 1986.

Información
  • Provincia y localidad
    • TOLEDO
    • TOLEDO (capital)
  • Categoría
    CONJUNTO HISTÓRICO
  • Figura de protección
    Bien de Interés Cultural (BIC)
  • Adscripción cultural
    Prehistoria - Edad Contemporánea
  • Fecha BOE
    18/04/1940
  • Tipo
    BIEN INMUEBLE
  • Periodo
    S. III a. C. - S. XXI
DOCUMENTOS PARA DESCARGAR
BOE DECLARACIÓN.pdf

Conjunto Histórico de Toledo

Conjunto Histórico de Toledo