Pasar al contenido principal

Casco

Siglos III - II a. C. | 20 cm alto; 25 cm diámetro máximo | CE000215


Este tipo de casco, denominado Montefortino, tiene su origen en el norte de Italia en el siglo V a. C. El ejemplar del Museo de Ciudad Real se halló de forma casual en 1975 en unas tierras de labor en la vega del Guadiana, cerca del cerro de Alarcos. Realizado en bronce, la mitad inferior se conserva completa, mientras que la superior está abollada e incompleta. El casco como arma defensiva, es fundamental dentro del armamento del guerrero durante la Edad del Hierro. Con frecuencia aparecen en necrópolis, asociados con armamento, lo que sugiere una clara relación entre los cascos y un estatus social elevado.