Pasar al contenido principal

Los primeros pobladores

Según todos los indicios, el primer poblamiento (del cerro de Alarcos) se produce en el Bronce Pleno, con la construcción de un poblado en altura en la parte más occidental del cerro, dominando el paso del río Guadiana y controlando los accesos hacia Andalucía y Extremadura.

Este asentamiento se extiende por los afloramientos cuarcíticos hasta la Alcazaba, en cuyo lado oeste se han documentado restos de muros circulares, rotos por el foso del castillo, y cerámicas a mano, que por su tipología se adscriben a este período.

Hacia el siglo IX a.C. se observa un desplazamiento de la población hacia la parte superior y oriental del cerro, donde encontramos testimonios de su presencia en un área de dispersión en torno a las 12 ha.