Pasar al contenido principal

Cuevas y abrigos

Los ejemplos encontrados en Fuencaliente responden a ciertas pautas comunes. En primer lugar, se encuentran únicamente en formaciones cuarcíticas y de tres formas distintas: paredes verticales; grietas más o menos profundas, pero siempre en contacto con la luz (reciben el nombre de cuevas o covatillas) y pequeños abrigos formados por la inclinación de la cuarcita que posibilita un espacio protegido de las inclemencias del tiempo. El lugar elegido es también variado, desde zonas hundidas con muy poca visibilidad, a yacimientos desde los que se ve un amplio y extenso panorama.