Pasar al contenido principal

La acrópolis

La cumbre del cerro sobre el que se asienta Segóbriga debió ser el emplazamiento del castro celtibérico que daría origen a la ciudad, protegido al sur por el profundo foso natural excavado por el río Cigüela. Actualmente sólo se conservan los restos de una torre musulmana. Desde este lugar se contempla un bello paisaje y se puede apreciar la topografía de la ciudad, el recorrido de su muralla y las grandes cisternas para almacenar agua.