Pasar al contenido principal
Título a mostrar

PARQUE ARQUEOLÓGICO DEL TOLMO DE MINATEDA

El Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda está configurado en torno al yacimiento del mismo nombre, tratándose de un asentamiento humano con una dilatada adscripción cultural que arranca desde la Edad de Bronce y llega hasta el S. XX. Está enclavado en término municipal de Hellín, en el Sureste de la provincia de Albacete, lindando con Cieza (Murcia), sobre un cerro amesetado (“muela”), de 500 mts. de altura, con laderas abruptas que limitan el acceso a un camino natural, “El Reguerón” que lo hace fácilmente defendible. Posee un desnivel respecto a su entorno más próximo (Rambla de Minateda) de 50 mts.

SABER MÁS

El Parque Arqueológico del Tolmo
de Minateda permanece
temporalmente cerrado al público,
abrirá sus puertas próximamente.

El Parque Arqueológico del Tolmo
de Minateda permanece
temporalmente cerrado al público,
abrirá sus puertas próximamente.

Para más información contactar con la oficina de turismo de Hellín:

Teléfono de contacto: 967 54 15 20
Correo electrónico: turismo@hellin.es
Dirección web: http://turismohellin.es

Tolmo de Minateda

Tolmo de Minateda

CENTRO DE INTERPRETACIÓN

El centro de interpretación se sitúa próximo yacimiento, al pie del cerro amesetado en el que se ubica el asentamiento.

Enclavado en el término municipal de Hellín revisten gran interés los vestigios materiales de la ocupación producidos entre los siglos XIX y XX.

PLANIFICA TU VISITA

El Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda permanece temporalmente cerrado al público, abrirá sus puertas próximamente.

 

Para más información contactar con la oficina de turismo de Hellín:

Teléfono de contacto: 967 54 15 20
Correo electrónico: turismo@hellin.es
Dirección web: http://turismohellin.es 

El Parque Arqueológico del Tolmo de Minateda está configurado en torno al yacimiento del mismo nombre, tratándose de un asentamiento humano con una dilatada adscripción cultural que arranca desde la Edad de Bronce y llega hasta el S. XX. Está enclavado en término municipal de Hellín, en el Sureste de la provincia de Albacete, lindando con Cieza (Murcia), sobre un cerro amesetado (“muela”), de 500 mts. de altura, con laderas abruptas que limitan el acceso a un camino natural, “El Reguerón” que lo hace fácilmente defendible. Posee un desnivel respecto a su entorno más próximo (Rambla de Minateda) de 50 mts.

La morfología y situación de este cerro amesetado ha favorecido el asentamiento de diferentes poblaciones a lo largo del tiempo, constatándose vestigios significativos que indican una larga ocupación. En esta amplia secuencia de ocupación los tiempos de auge del asentamiento se vinculan directamente con los periodos de transición, en especial en sus fases iberorromana y altomedieval.

El Tolmo de Minateda fue un importante centro en época Ibero-Romana, convertido en municipio romano en época de Augusto, seguramente con el nombre de Ilunum, que tras un paréntesis resurgió como centro urbano en plena época visigoda. De esta fase, los trabajos han exhumado espectaculares restos funerarios, defensivos y epigráficos, como la monumental inscripción conmemorativa de la puerta amurallada. 

El Altomedievo ha documentado una importante e insospechada ocupación de época visigoda, que continuó durante la primera época islámica sin aparente solución de continuidad. En la actualidad, se identifica el Tolmo de Minateda con la nueva sede episcopal de Eio (creada por la monarquía visigoda a principios del siglo VII para integrar los territorios dependientes del obispado de Ilici, que todavía permanecía en manos bizantinas) y con Madīnat Iyyuh, una de las ciudades mencionadas en el Pacto de Teodomiro del año 713, destruida tras la fundación de Murcia como nueva capital de la Cora de Tudmir. Los datos arqueológicos evidencian un proyecto “ex novo” de principios del siglo VII con diversas acciones: acondicionamiento del camino rodado rupestre y refortificación del principal acceso a la ciudad, englobando en su interior las fortificaciones iberas y romanas, y fortificación de la acrópolis; urbanización del cerro y erección del complejo episcopal visigodo (catedral, baptisterio, palacio) y cementerio “ad sanctos”, al tiempo que se forman necrópolis extraurbanas junto a la vía, sobre los abandonados cementerios iberorromanos, o en torno a posibles edificios religiosos suburbiales, como se sospecha en el caso del cerro frontero de El Lagarto, situado frente a El Tolmo al otro lado del arroyo de Tobarra. 

El asentamiento visigodo perdura en época islámica hasta al menos el siglo IX, sin que se haya constatado ninguna ruptura topográfica o estratigráfica en los sectores excavados, donde se suceden las estructuras públicas, domésticas e incluso funerarias hasta su abandono definitivo, que parece haberse producido, en el estado actual de nuestros conocimientos, con anterioridad al Califato. La estructura urbana y los testimonios materiales del proceso de islamización (Ss. VIII y IX), hacen de este asentamiento un caso único de análisis histórico. 

Por fin, revisten gran interés los vestigios materiales de la ocupación del bien común, producidos entre los siglos XIX y XX, con la creación de un asentamiento rupestre de gran interés etno-arqueológico.

DOCUMENTOS PARA DESCARGAR

Legislación sobre el Parque Arqueológico

 

Información útil

 

GALERÍA DE IMÁGENES